El recuento de los daños

Como solía decir un viejo poema que escuché recitar allá por mi niñez... "Bendito el hombre que puede decir lo mismo con una copa de vino en el cuerpo, que sin ella"

Comments