Y quien le pone el cascabel al gato?

Hay un relato mexicano que narra la historia de unos ratones, que vivían siempre con temor a ser devorados por el gato.
Un día deciden celebrar una reunión y entre las propuestas para solucionar su problema, surgió una que consistía en ponerle un cascabel al gato. Así cuando los ratones escucharan el sonido del cascabel podrían ponerse a salvo y evitar ser devorados por el gato.
Todos los ratones aplaudieron la idea y felicitaron al ratón que le había propuesto, una nueva esperanza nacía con esta idea y todos estaban felices; todos menos uno; allá en el rincón había un ratón muy viejo pero sabio quien con humilde voz pregunto: "-Me parece buena la idea, pero quien le pone el cascabel al gato?.-". y todos los demás ratones se miraron unos a otros y después de un rato bajaron la mirada ante el acertado comentario del viejo ratón.

Esto viene a colación porque en la cena de gala de la revista TIME; el periodista nacido en México, Jorge Ramos, aprovecho la invitación de la revista para pronunciarse en contra del actual gobierno de Enrique Peña Nieto denunciando que ha favorecido a empresas constructoras con contratos millonarios a cambio de casas lujosas como la tristemente famosa casita blanca de la actriz Angélica Rivera (Actual esposa del presidente Peña Nieto).
"Y den gracias que no vino a esta cena, que si no; nos hubiéramos agarrado a costalazos!"
"En cualquier país con un poco de estado de derecho, el presidente hubiera sido forzado a renunciar. Adivinen lo que pasó, el presidente de México no renunció y los periodistas que denunciaron la corrupción fueron despedidos. Eso no es salvar a México", dijo Jorge Ramos en clara alusión a la controversia en torno al caso de la periodista Carmen Aristegui.
"Que emoción, ya tengo quien me defienda!"
Y pienso, son tantos los mexicanos inconformes y tantos los mensajes en las redes sociales que exigen la renuncia del presidente por todo lo que ha pasado como el tristemente famoso caso de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa; la inflación creciente del día a día; la perdida de poder de nuestra moneda, y un enorme etcétera que seria largo y ocioso enumerar aquí.
Son tantos los que piden, exigen y protestan que en medio de tantos gritos seguro hay alguien preguntando: "-Bueno y quien le pone el cascabel al gato?.-"
"Sera como sera, pero sigo siendo el rey"


Comments